La butaca-saco por las manos